SCOMESCOPH

Día Nacional de la Medicina Social

Medicina Social Favaloro

A partir de la Ley 25.598 del año 2002 se declara el día 12 de julio de cada año como “Día Nacional de la Medicina Social” en conmemoración de la fecha del nacimiento, en la ciudad de La Plata, del Dr. René G. Favaloro (1923-2000) y en homenaje a todos los médicos que se desempeñan en esa área.

Destacado médico cardiocirujano, el Dr. Favaloro al inicio de su carrera se desempeñó como médico rural y alcanzó prestigio internacional en el campo de la medicina cardiovascular al crear el puente aorto-coronario o by-pass.

Medicina Social Favaloro

Medicina Social

Objeto de estudio de la Medicina Social:

El propósito de la medicina social es estudiar la forma en la cuál la enfermedad puede depender de problemas sociales, causarlos o aumentarlos y la manera en la que los esfuerzos médicos y de la  sociedad pueden contribuir a  su solución.

Podríamos decir entonces que su objeto de estudio es la salud. Dentro de ésta distinguimos:

-Salud pública: es la ciencia y el arte de impedir la enfermedad, prolongar la vida y fomentar la salud y eficiencia mediante el esfuerzo organizado de la comunidad con el fin de que ésta en general y el individuo en concreto gocen de su derecho a la salud.

-Salud comunitaria: se encarga de la mejora en las condiciones de vida comunitaria y del nivel de salud mediante actividades integradas y planificadas.

Aportaciones de la medicina al Trabajo Social:

Los conocimientos que aporta la medicina permiten al trabajador social:

-Conocer los procesos biológicos y las enfermedades como posibles causas de necesidades sociales.

-Distinguir los diferentes documentos clínicos, los distintos niveles de actividad médica y la función de los diversos profesionales que trabajan en los equipos de salud para completar su conocimiento global de las personas o grupos con los que intervienen

-Saber que en cualquier intervención social es necesario conocer la situación y los elementos que inciden en la salud antes de emitir un informe social y analizar su repercusión en el sujeto.

-Participar en los dispositivos sanitarios, ya sea en los equipos de atención primaria como en programas a colectivos con determinados problemas de salud.

-Identificar problemas sociales que dificultan el acceso a los servicios de salud y fomentar su inclusión como principio de igualdad y bienestar social recogido en la Constitución española.

-Conocer los factores de riesgo para la salud, para planificar campañas de prevención de enfermedades, proyectos sociosanitarios

-Intervenir en problemas sociales que puedan derivar en enfermedad

-Realizar proyectos de intervención comunitaria para el fomento de hábitos y estilos de vida saludables

-Concienciar a la comunidad y a las autoridades públicas del deterioro ecológico y de la necesidad de cuidar los espacios urbanos y rurales garantizando así salud y bienestar.

Favaloro, Rene G. (1923-2000)

Los ideales que guiaron sus pasos

René Gerónimo Favaloro nació en 1923 en una casa humilde del barrio “El Mondongo” de La Plata. A tan sólo una cuadra se levantaba el Hospital Policlínico como presagio de un destino que no se hizo esperar. Con apenas cuatro años de edad, Favaloro comenzó a manifestar su deseo de ser “doctor”.

Quizás la razón se debía a que de vez en cuando pasaba unos días en la casa de su tío médico, con quien tuvo oportunidad de conocer de cerca el trabajo en el consultorio y en las visitas domiciliarias; o quizás simplemente tenía una vocación de servicio, propia de la profesión médica.

Sin embargo, la esencia de su espíritu iba más allá de su vocación y era mucho más profunda: calaba en los valores que le fueron inculcando en su casa y en las instituciones donde estudió. Sobre esa base edificó su existencia.

Cursó la primaria en una modesta escuela de su barrio, donde, con pocos recursos, se fomentaba el aprendizaje a través de la participación, el deber y la disciplina. Después de la escuela, pasaba las tardes en el taller de carpintería de su padre ebanista, quien le enseñó los secretos del oficio. En los veranos se transformaba en un obrero más. Gracias a sus padres -su madre era una habilidosa modista- aprendió a valorar el trabajo y el esfuerzo.

Su abuela materna le transmitió su amor por la tierra y la emoción al ver cuando las semillas comenzaban a dar sus frutos. A ella le dedicaría su tesis del doctorado:

“A mi abuela Cesárea, que me enseñó a ver belleza hasta en una pobre rama seca”

En 1936, después de un riguroso examen, Favaloro entró al Colegio Nacional de La Plata. Allí, docentes como Ezequiel Martínez Estrada y Pedro Henríquez Ureña le infundieron principios sólidos de profunda base humanística. Más allá de los conocimientos que adquirió, incorporó y afianzó ideales como libertad, justicia, ética, respeto, búsqueda de la verdad y participación social, que había que alcanzar con pasión, esfuerzo y sacrificio

El legado

El 9 de mayo de 1967 René Favaloro revolucionó la cardiología mundial al operar exitosamente a una mujer de 51 años mediante la técnica de bypass aorto-coronario. Tras desempeñarse durante doce años como médico rural en Jacinto Aráuz, en 1962 viajó a Estados Unidos para realizar una especialización en la Cleveland Clinic, en Ohio. Fue ahí donde llevó a cabo la célebre intervención que permitió salvar a millones de personas y contribuyó a mejorar sustancialmente la calidad de vida de los pacientes coronarios.

En 1971, Favaloro decidió volver a la Argentina para continuar aquí con su profesión. Para él enseñar y trabajar en su país eran la mejor forma de patriotismo.

“Con todos sus defectos –¡cada día más!me gusta mi país. Por eso volví, opero, enseño y formé un grupo humano capaz de seguir solo. Volví por lo que me duele, y porque quiero morir aquí. Tanto que lo escribí en mi renuncia a la Cleveland Clinic”, dijo alguna vez.

Su vocación de servicio, sus valores humanitarios, su profundo compromiso con la educación, su espíritu solidario y su sed de justicia lo impulsaron a trabajar sin descanso, procurando dejar un mundo más justo y solidario.

Preocupado por los problemas que lo rodeaban, alguna vez escribió:

“La corrupción no es solamente la coima, los funcionarios ladrones, el narcotráfico y el lavado de dinero. Corrupción es también mantener las universidades en un estado calamitoso, una televisión donde sólo hay alaridos y violencia, la injusticia social, la desocupación, la marginalidad”.

En la conferencia internacional “Panorama de la práctica actual de la medicina y de nuestra sociedad” el célebre cardiólogo dio para la American Heart Association en homenaje a Paul White, una pieza fundamental que muchos consideran el legado de René Favaloro.
En el analisis de la vida de Paul D. White quien falleció el 31 de octubre de 1973, a los 87 años, donde resume sus convicciones no solo respecto al ejercicio de la medicina, sino también su mirada humanista sobre los problemas de la sociedad que lo rodeaba, deja el siguiente legado:

Primer mensaje: la historia clínica está por encima de cualquier avance tecnológico

Hacia1925, Paul D. White tenía dos intereses fundamentales: la práctica de la medicina y la investigación clínica. No hay duda de que amaba a sus pacientes como seres humanos:

“Escuchen lo que dice el paciente: quizás sea lo más importante de su tarea”, repetía a sus alumnos una y otra vez. 

Además de brindarles a los pacientes la posibilidad de describir su enfermedad y los síntomas en sus propias palabras, tenía la valiosa oportunidad de observar los cambios psicológicos y las características de cada personalidad. Sólo entonces comenzaba un cuidadoso y detallado examen clínico.

Segundo mensaje: todos los pacientes son iguales

El doctor Royal Schaff, que había sido su alumno, veía cómo White le brindaba el mejor tratamiento a todos por igual, desde el Presidente de los Estados Unidos hasta la pobre mujer que llegaba a la clínica. Todos eran bien recibidos. Trataba a los pacientes como personas, no como reyes ni como mendigos, sino con un sentimiento humanitario que, sin duda, provenía de su corazón.

Tercer mensaje: el trabajo en equipo

El doctor Gardner Middlebrook, que trabajaba como interno en el MGH, contaba que la mañana de Navidad de 1944, cuando Estados Unidos estaba en medio de la Segunda Guerra Mundial, White apareció en el hospital con un ramo de rosas en los brazos, comenzó a repartir saludos navideños y flores a las enfermeras. Después recorrió lentamente las salas y entregó una rosa a cada uno de los pacientes con palabras amables. Sólo un gran hombre con un alma privilegiada era capaz de hacer eso.

Cuarto mensaje: respeto por los colegas, especialmente por el médico de cabecera

Durante toda su vida mantuvo muy buenas relaciones con los demás médicos. Su crítica era siempre constructiva. Como consecuencia de su experiencia y conocimiento sus colegas lo consultaban con frecuencia.

Quinto mensaje: honorarios modestos

White siempre cobraba honorarios módicos. Eran tan bajos que algunos de sus jóvenes colaboradores se disgustaban. A los pacientes que tenían gran capacidad económica en general les sugería que realizaran donaciones para una causa médica importante.

Sexto mensaje: docencia e investigación clínicas

La vida de Paul D. White siempre estuvo ligada a sus pacientes. La práctica de la medicina constituía un prerrequisito para su tarea de enseñanza y de investigación clínica. Sus obligaciones con la facultad de medicina de Harvard en las carreras de grado y posgrado le daban la oportunidad de aplicar los conocimientos adquiridos en su extensa práctica clínica.

Enseñaba con la misma dedicación tanto al pie de la cama del paciente como en la sala de conferencia en el subsuelo del Edificio Bulfinch del MGH.

Séptimo mensaje: la prevención

Sin duda alguna, la contribución más importante de Paul D. White para la humanidad fueron sus recomendaciones para llevar una vida sana. El componente central de su filosofía fue el énfasis en el valor de la actividad física continua.

“Caminar es quizás el mejor ejercicio porque cualquiera puede hacerlo y se puede graduar con facilidad, desde las distancias cortas realizadas en forma liviana, hasta las distancias largas que requieren mayor esfuerzo”.

Su preferencia por caminar o utilizar la bicicleta en lugar del auto y las escaleras en lugar del ascensor, se convirtió en leyenda. También hacía hincapié en el valor del ejercicio como un antídoto para la ansiedad y el estrés emocional.

Octavo mensaje: el humanitarismo

“Verdaderamente me considero ciudadano del mundo”, recalcaba y en realidad lo era. Siempre estuvo a favor de la democracia y de la libertad, aun bajo circunstancias difíciles.

Noveno mensaje: el desarme y la paz

Durante los años de la Guerra Fría, luchó abiertamente por la paz y fomentó una hermandad científica internacional para esta causa: “Desde los días de la Primera Guerra Mundial, cuando pude ver por mí mismo muchas de las tragedias y casi ninguna de las así llamadas ‘glorias’ de la guerra, estuve interesado en la paz mundial (…)”

Décimo mensaje: el optimismo

El optimismo es el componente básico de una actitud positiva hacia la vida. En 1951, cuando Paul D. White hablaba de la importancia de este atributo para la medicina, mencionó: “Es totalmente cierto que la alegría, el optimismo, el valor y la dicha causan efectos biológicos en el organismo. Es posible contrarrestar los efectos perjudiciales del dolor, los disgustos y el enojo a través de una predisposición alegre. Sabemos que, desde el punto de vista clínico, con la aplicación de este concepto se logran claros resultados. La psicoterapia eficaz y la correcta práctica de la medicina dependen considerablemente de esta actitud optimista.”

Favaloro y la docencia:

Fue instructor de residentes y “fellows” en la Cleveland Clinic desde 1966 hasta junio, 1971 y en el Hospital Privado Güemes desde julio 1971 hasta 1992. En la Cleveland Clinic el Dr. Favaloro entrenó médicos de EE.UU. y del extranjero.

En Buenos Aires el Dr. Favaloro estableció un programa de residencia con regulaciones similares a las establecidas para los programas de EE.UU.

Más de 450 residentes de todos los países de Latinoamérica fueron entrenados bajo su supervisión. Como ejemplo, el Dr. Rodolfo Barragán, ex residente de la Fundación, es el actual jefe del Departamento de Cirugía Cardiovascular del Instituto Nacional de Cardiología de México.

Centro Editor de la Fundación Favaloro (desde diciembre de 1993 hasta 2000). Además de las publicaciones médicas se editaron libros, revistas, videos y fascículos destinados a la educación de la comunidad, entre ellos la “Enciclopedia de la Salud”, programa de medicina preventiva en fascículos de entrega semanal, y “Cocina Clásica”.

Televisión y vídeos

Para divulgación a la población. El Dr. Favaloro desarrolló un programa de TV llamado “Los Grandes Temas Médicos” con ochenta títulos para difundir en la población los conocimientos básicos para la prevención y tratamiento de las enfermedades en general.

También desarrolló una serie de veinticuatro programas de TV dedicados a gente joven sobre un sólo tema: DROGADICCIÓN.

Premios: “Cruz de Plata Esquiú” otorgado por Editorial Esquiú S.A. al ciclo “Los Grandes Temas Médicos” (1984). “Santa Clara de Asís” al ciclo “Los Grandes Temas Médicos” (1985). “Reconocimiento Merck Sharp & Dohme (MSD) de Argentina” por su contribución a la comunicación de los temas de salud (noviembre de 1995).

La Biblioteca de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, Tennessee, Estados Unidos, realizó una grabación en la que el doctor Favaloro narra sus experiencias sobre el desarrollo del bypass aortocoronario en la Cleveland Clinc durante la década de 1960 (la entrevista forma parte de una serie de videos sobre los cirujanos cardíacos pioneros de las décadas de 1950 y 1960 para el uso de futuros historiadores, residentes, etc.) (Marzo de 1997).

Discovery Channel en español le dedicó un segmento del programa “Ideas e inventos” al 30° aniversario de la cirugía de bypass aortocoronario (fue transmitido el 10 de septiembre de 1997).

El programa televisivo Praxis de la cadena estatal alemana ZDF (Zweites Deutsches Fernsehen Anstalt des öffentlichen Rechts), junto con el Departamento de Video de la Fundación Favaloro transmitieron por primera vez una cirugía de bypass en vivo realizada por el doctor René Favaloro, como también otros procedimientos cardiovasculares modernos. Fue emitido en Alemania, Austria, Suiza y Argentina (8 de abril de 1998).

Televisión Educativa Iberoamericana junto con el Departamento de Video de la Fundación Favaloro organizó un “Curso de Actualización sobre Intervenciones Transcatéter” que fue emitido por el canal español TVE. Se trató de tres clases grabadas de una hora de duración y una transmisión via satélite (septiembre y octubre de 1998).

Libros:

“Surgical Treatment of Coronary Arteriosclerosis” publicado por The Williams & Wilkins Co., Baltimore, en noviembre de 1970. Traducido al castellano bajo el título “Tratamiento Quirúrgico de la Arterioesclerosis Coronaria” y publicado por Intermédica, Buenos Aires, en 1973.

“Recuerdos de un Médico Rural” (1980).

“¿Conoce Ud. a San Martín?” (1987).

“La Memoria de Guayaquil” (1991).

“De La Pampa a los Estados Unidos” (1992). Traducido al inglés con el título de “The challenging dream of heart surgery: from The Pampas to Cleveland” (1992).

“Don Pedro y la educación” (1994).

Fuente:

Fundación Favaloro, Curriculum Vitae (https://www.fundacionfavaloro.org/curriculum-vitae/)

Salud y Medicina, Medicina Social (https://www.saludymedicina.info/medicina-social/)

El Historiador, Panorama de la práctica actual de la medicina y de nuestra sociedad por Rene Favaloro (https://www.elhistoriador.com.ar/panorama-de-la-practica-actual-de-la-medicina-y-de-nuestra-sociedad-por-rene-favaloro/)

Dr. René Favaloro, Homenaje a Paul D. White, Panorama de la práctica actual de la medicina y de nuestra sociedad (http://www.fac.org.ar/cvirtual/cvirtesp/cientesp/chesp/chc5704c/cfavalo.htm)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *