La elección del 22/9 como día de la leucemia mieloide crónica no es casualidad, sino que fue escogida por su relación con la enfermedad, ya que los cromosomas 22 y 9 son los que producen esta alteración. El “Cromosoma Filadelfia” es un cromosoma anómalo que se forma por el intercambio de material genético entre el cromosoma 22 y el 9, lo cual genera un cromosoma 22 anormalmente pequeño. Los pacientes que presentan esta mutación tienen una altísima probabilidad de presentar Leucemia Mieloide Crónica.

Esta translocación pone en contacto dos genes que normalmente se encuentran muy alejados, pero que al unirse predisponen a una proliferación celular descontrolada. Ni Mielo Mencione, ó mejor sí, acompáñanos a conocer más sobre ésta enfermedad.

¿Qué es leucemia?

Según la American Cancer Society La leucemia es un cáncer de las células primitivas productoras de sangre. Con mayor frecuencia, la leucemia es un cáncer de los glóbulos blancos, pero algunas leucemias comienzan en otros tipos de células sanguíneas . Cuando una de estas células cambia y se convierte en una célula de leucemia, ya no madura de la manera que debería. A menudo, se divide para formar nuevas células más rápido de lo normal. Además, las células leucémicas no mueren cuando deberían hacerlo, sino que se acumulan en la médula ósea y se desplazan a las células normales. En algún momento, las células de leucemia salen de la médula ósea y entran al torrente sanguíneo, causando a menudo un aumento en el número de glóbulos blancos en la sangre. Pueden propagarse a otros órganos, en donde pueden evitar el funcionamiento adecuado de otras células corporales.

La leucemia mieloide crónica (LMC) también se conoce como leucemia mielógena crónica.Es es un tipo de cáncer que se origina en determinadas células productoras de sangre de la médula ósea, correspondientes a la serie mieloide, (las células que producen glóbulos rojos, plaquetas, y la mayoría de los tipos de glóbulos blancos (excepto linfocitos). 

Este cambio forma una combinación genética anormal llamada BCR- ABL, que lleva a las celulas a una proliferación desregulada. Las células leucémicas crecen y se dividen, se acumulan en la médula ósea y se extienden a la sangre. Aunque debido a su estado inmaduro, se ven incapaces de cumplir sus correspondientes funciones

 El pronóstico ha mejorado drásticamente en los últimos años. Pasando de una esperanza de vida de tan solo 5 años, a una que se asemeja a la de la población sana en aquellos pacientes diagnosticados en fases leves de la enfermedad.

 La supervivencia global de la enfermedad se sitúa en torno al 90%, siendo la mayoría de las muertes no relacionadas con la enfermedad, si no relacionadas a la edad u otros factores de riesgo de los pacientes.

Datos sobre la Leucemia Mieloide Crónica

Constituye el 15-20% de los casos de leucemia en adultos

Es muy difícil de diagnosticar ya que los pacientes suelen permanecer asintomáticos por mucho tiempo

Suele detectarse por análisis de laboratorio de rutina

Pueden presentar síntomas generales: como pérdida de apetito, cansancio, sudoración excesiva, adelgazamiento, febrícula, o bien molestias debidas al aumento de tamaño del bazo, fundamentalmente dolor en el lado izquierdo del vientre o sensación de plenitud tras las comidas. 

Factores de riesgo para la leucemia mieloide crónica

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta las probabilidades que tiene una persona de padecer una enfermedad como el cáncer. No obstante, el tener un factor de riesgo, o incluso muchos factores, no significa que una persona padecerá la enfermedad. Además, muchas personas que adquieren la enfermedad pueden no tener factores de riesgo conocidos.

Los únicos factores de riesgo para la leucemia mieloide crónica son:

  • Exposición a la radiación: la exposición a altas dosis de radiación aumenta el riesgo de LMC.
  • Edad: el riesgo de padecer LMC aumenta con la edad.
  • Incidencia según el sexo: esta enfermedad es ligeramente más común en hombres que en mujeres, pero no se sabe por qué.

Si bien esta patología tiene una enorme incidencia genética, donde se ponen el juego factores que difícilmente podemos controlar, los avances de la ciencia han permitido que aquellos que conviven con LMC puedan llevar a cabo una vida plena, es de suma importancia recalcar que realizarse los controles pertinentes año a año es vital aunque no estemos enfermos

Y vos! que estás esperando para compartir esta publicación con tus amigos?

Fuentes:

-American Cáncer Society.  [Consultado 19, Sep 2021] Disponible en: Clic Aquí

-American Cáncer Society.  [Consultado 19, Sep 2021] Disponible en: Clic Aquí

-American Cáncer Society. [Consultado 19, Sep 2021] Disponible en: Clic Aquí


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *