IFMSA - ArgentinaIFMSA - UBASCOME

Semana Mundial de la Inmunización

Estimados amigos y amigas

Les traemos nuestro ultimo post en relación a esta Semana Mundial de la Inmunización que ha finalizado por este 2019. 

Logros de la vacunación

La vacunación es la intervención sanitaria que mayor impacto ha tenido en la salud de la población mundial, luego de la implementación de la potabilización del agua. Nos permite controlar la transmisión y disminuir el riesgo de complicaciones o muerte de ciertas enfermedades infecciosas, con la finalidad de erradicarlas. Según datos de la OMS, se evitan entre 2 a 3 millones de muertes cada año. El principal objetivo es reducir la mortalidad en los niños menores de cinco años, brindándoles la oportunidad de crecer sanos. También, es una herramienta que nos permite luchar contra la resistencia a los antibióticos, un asunto cada vez más preocupante. Como estrategia sanitaria de prevención primaria, ha resultado ser la medida más efectiva para mejorar el desarrollo humano, en relación a su costo. 

Las recomendaciones se basan en datos de morbi-mortalidad de la enfermedad a prevenir, la evidencia científica disponible y la situación epidemiológica nacional. Junto con otras acciones sanitarias (saneamiento básico ambiental, agua potable, control de vectores, etc.), es la base para el control de las enfermedades transmisibles. 

El éxito de los intentos de acceso universal a la inmunización se refleja a través de dos hitos; la erradicación oficial de la viruela en 1980, y eliminación de la poliomielitis del continente americano en el año 1994. Antes de existir la vacunación, la mortalidad por viruela era del 30% de los infectados. Gracias a la vacuna para la Polio, se estima que más de 15 millones de personas en todo el mundo que hoy puede caminar, habrían quedado paralizadas.

Enfermedades prevenibles por vacunas incluidas en nuestro calendario nacional de vacunación:

Difteria. El cuadro suele ser insidioso con fiebre y odinofagia, seguido de la formación de una membrana blanquecina en faringe, que puede causar obstrucción respiratoria. Puede complicarse con miocarditis, neuritis motora (sobre todo de músculos oculares y diafragma) u obstrucción respiratoria. La mortalidad es del 5 al 10%.

Fiebre amarilla. La infección abarca un amplio espectro que va desde formas asintomáticas a síntomas leves y cuadros graves con hemorragias, ictericia y muerte. La enfermedad tiene una alta letalidad en aquellos que presentan insuficiencia hepática (20 a 50%).

Fiebre hemorrágica argentina. Los primeros síntomas incluyen fiebre, cefalea, astenia, anorexia, artralgias. Estos síntomas se intensifican produciéndose síntomas de alteración vascular, renal, hematológica y neurológica. La mortalidad de la FHA alcanza el 30%.

Haemophilus influenzae tipo B. Provoca enfermedades invasivas como neumonía, meningitis, epiglotitis, osteoartitis, pericarditis, entre otras. La meningitis es la enfermedad más frecuente, teniendo una letalidad del 5 al 6% en los niños. El 25%-35% de los que sobreviven presentan secuelas neurológicas, la más frecuente es la pérdida de capacidad auditiva.

Hepatitis A. Puede producir fallo hepático agudo que culmina en necesidad de transplante, con una mortalidad del 80%. 

Hepatitis B. Es la causa más frecuente de hepatitis crónica (6 -10% de los infectados), cirrosis y carcinoma hepatocelular; estas complicaciones graves causan más de un millón de muertes anuales.

Gripe. La enfermedad es fundamentalmente respiratoria (neumonitis, neumonía bacteriana y descompensación de enfermedades crónicas cardiovasculares, respiratorias y/o metabólicas), con mayor riesgo de hospitalización, complicación y muerte en los grupos de alto riesgo, entre ellos los niños y ancianos. Las epidemias de gripe se reiteran anualmente.

Neumococo. Produce principalmente neumonía, otitis media, sinusitis y otros cuadros invasivos, como meningitis. Con menor frecuencia; endocarditis, pericarditis, artritis séptica, osteomielitis, celulitis. 

Meningococo. Los serogrupos A,B,C,W,Y y X son responsables de la mayoría de los casos de enfermedad invasiva y su incidencia en el mundo es variable. Produce enfermedad severa asociada a sepis, meningitis, neumonía y artritis, principalmente. Enfermedad de rápida evolución, potencialmente fatal (10-15%), independiente de un diagnóstico y tratamiento temprano. Los sobrevivientes pueden tener algún tipo de secuela como trastornos neurológicos, circulatorios y sordera (10-20%).

Paperas. Se caracteriza por fiebre, cefalea, mialgias e hinchazón y dolor a la palpitación de una o varias glándulas salivales, por lo general la parótida. Puede complicarse con pancreatitis, orquitis, encefalitis, entre otras.

Poliomielitis. Se presenta como una enfermedad leve con fiebre, malestar general, anorexia, cefalea, dolor muscular, odinofagia, náuseas, vómitos. Puede evolucionar a formas graves con cuadros clínicos como: meningitis aséptica (aproximadamente 1% de los casos) o la forma paralítica (< 1% de los casos), con peligro de parálisis de los músculos respiratorios. La mortalidad en los niños es de 2-5% y de un 15-30% en adultos aumentando a un 25-75% cuando hay compromiso respiratorio.

Rotavirus. La enfermedad está caracterizada por vómitos, diarrea acuosa, fiebre y dolor abdominal. La principal complicación es la deshidratación severa que puede llevar al shock hipovolémico y a la muerte. En nuestro país se reportan alrededor de 200.000 casos anuales, causando aproximadamente 15.000 internaciones y 30 muertes por año en menores de 5 años.

Rubéola. Enfermedad viral se caracteriza por fiebre, adenopatías y exantema principalmente en niños. . Su importancia epidemiológica está representada por la primoinfección en el embarazo, donde aumenta el riesgo de muerte fetal y de síndrome de rubéola congénita (retinopatía, cataratas, microftalmía, glaucoma, sordera y anomalías cardíacas). El compromiso del sistema nervioso se evidenciarse por retraso neuromadurativo, trastornos psiquiátricos, microcefalia, entre otros.

Sarampión. Ocasiona síntomas clínicos de fiebre, conjuntivitis, coriza, tos, lesiones en mucosas y piel. . Las complicaciones que presenta son; otitis media, neumonía, laringotraqueobronquitis, diarrea y encefalitis.

Tétanos. Producido por una toxina bacteriana capaz de bloquear la transmisión neuronal de neuronas motoras que permitirían la relajación muscular, teniendo las siguientes formas de presentación: Tétanos generalizado que genera graves espasmos musculares dolorosos, contractura y rigidez de todos los músculos del cuerpo y trismus. Puede provocar complicaciones como fracturas, asfixia por obstrucción de la vía aérea secundario a espasmo de los músculos laríngeos, dificultad respiratoria y/o compromiso del diafragma y los músculos abdominales que puede impedir la respiración, entre otras. Es característico que el paciente se encuentre lúcido. . El tétanos neonatal se presenta en recién nacidos de madres no inmunizadas adecuadamente, con una mortalidad cercana al 90%.

Tos ferina/convulsa/coqueluche. El cuadro avanza generando crisis de tos irritante que posteriormente se presenta en paroxismos, caracterizados por ataques violentos de tos y ahogos que generan dificultad para la alimentación y la respiración, seguido comúnmente por vómitos post tusígenos, con apnea y cianosis. Las complicaciones en los lactantes incluyen: neumonía, convulsiones, encefalopatía, producción de hernias, neumotórax, hemorragias intra-craneales, conjuntivales. Las muertes están asociadas a neumonía y bronconeumonía.

Tuberculosis. La vacuna BCG actúa reduciendo la diseminación linfo-hematógena de la bacteria desde el sitio primario de infección (en la mayoría de los casos es la vía respiratoria baja), presentando así  un efecto protector de las formas graves y diseminadas (meningitis, miliar, etc.).

Varicela. Además de las lesiones en piel, puede desarrollar complicaciones como neumonía y meningoencecefalitis, teniendo una evolución grave.

Virus del papiloma humano. Genera una infección anogenital, siendo su presentación clínica más leve las verrugas genitales. Existen diferentes tipos de virus, aunque VPH 16 y 18 son de alto riesgo oncogénico para diferentes tipos de cáncer; cervico-uterino, anal, perineal, perianal, peneano y orofaríngeo. Se estima que anualmente se diagnostican 530.000 nuevos episodios de cáncer cervical en el mundo, de los cuales más del 85% ocurren en países en desarrollo, con una mortalidad cercana al 50%. Mundialmente causan aproximadamente el 70% de los cánceres cervicales, más del 75% en Argentina y más de la mitad de las lesiones precancerosas.  La vacuna logra disminuir la incidencia, complicaciones y mortalidad por todos los cánceres asociados.

Otras vacunas disponibles en nuestro país fuera del calendario nacional: Cólera, Fiebre Tifoidea, Meningococo B, Rabia.

Como ustedes ven gracias a la vacunación hemos logrado un gran avance como Humanidad, es nuestro deber como Estudiantes de Ciencias de la Salud proteger todos estos logros y promoverlos a toda la Sociedad. Hoy más que nunca nos enfrentamos a una gran amenaza que por nada del mundo podemos dejar que ponga en duda todo lo que han logrado las Vacunas.

#LasVacunasFuncionan


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *